Excodra Barcelonra
Fundación Juan March

Fundación Juan March

La Fundación Juan March es una institución familiar, patrimonial y operativa creada en 1955 por el financiero Juan March Ordinas con el propósito de promover la cultura humanística y científica en España. Su historia y su modelo institucional, garantía de la autonomía de su funcionamiento, contribuyen a concretar su misión en un plan definido de actividades, que atienden en cada momento a las cambiantes necesidades sociales y que en la actualidad se organizan mediante programas propios desarrollados en sus tres sedes, diseñados a largo plazo, de acceso siempre gratuito y sin otro compromiso que la calidad de la oferta cultural y el beneficio de la comunidad a la que sirve. La Fundación produce exposiciones y ciclos de conciertos y de conferencias. Su sede en Madrid alberga una Biblioteca de música y teatro español contemporáneos. Es titular del Museo de Arte Abstracto Español, de Cuenca, y del Museu Fundación Juan March, de Palma de Mallorca. https://www.march.es

La soledad en Lyonel Feininger

Fuente: Excodra | Publicado: 06-07-2017
Qué gran exposición la que hay ahora y hasta el catorce de octubre en la Fundación Juan March en Palma de Mallorca, un recorrido por la trayectoria del genial pintor Lyonel Feininger, quien podría decirse que trabajó una suerte de cubismo expresionista realmente cálido y querible.
Derechos: Cuadro de Lyonel Feininger.
2364 comentarios

Qué gran exposición la que hay ahora y hasta el catorce de octubre en la Fundación Juan March en Palma de Mallorca, un recorrido por la trayectoria del genial pintor Lyonel Feininger, quien podría decirse que trabajó una suerte de cubismo expresionista realmente cálido y querible, creando un arte tierno, sensible, de caricia, que sujeta con una afable tensión al espectador y lo transporta hacia sus certeras representaciones entrañablemente.


Lyonel Feininger, que vivió de 1871 a 1956, era neoyorquino, pero vivió en Alemania, Bélgica y Francia, en París, y se llevó consigo lo mejor de su época y de tan insignes lugares por aquellas fechas de guerras mundiales y mareas americanas y europeas de creación sin límite, de exploración, de cambios radicales en la percepción del arte y del estar en el mundo, en sus formas de vivir.



Anduvo por varios senderos, pero sobre todo, en sus obras majestuosas hace nacer en la mirada la soledad o el tumulto, la soledad o la festividad y la aglomeración sencilla, la compañía agradable, pero también la compañía sin comunicación, la soledad entre la gente y el silencio, o la soledad infinita inmersa en vastos y desamparados paisajes.


Trabajó el mar, paisajes marítimos de veleros, y la ciudad, su vida y su quietud, la presencia inamovible de sus edificios, desde perspectivas de lo más amplio al detalle de lo más concreto, a cierta acción, a cierto momento, a cierto lugar de la vida de una urbe. También jugó con lo caricaturesco, con su mano y su pincel generosos para mostrar desde varias modalidades, supo explorar y explotar sus dos mayores vertientes de arte, la más cubista y también impresionista, pero del lado del expresionismo, en cariñosa mezcla, y lo caricaturizado en sus primeros tiempos.



Era un artista realmente fantástico, creativo y sentido, que trabajó con la sencillez que da el saber señalar la soledad de las personas y de las cosas, la soledad del mundo, de lo inerte, de la casa, de la calle, la soledad cuando nos situamos enfrente de nuestro entorno cuando es extenso, aumentando la soledad según aumenta la extensión de lo que nos rodea, de lo inabarcable, dando la sensación de la imposibilidad de comunicación, de la imposibilidad agobiante de no poder salir de la soledad.


Su manera de sentir la realidad es única, precisa, inmune a sentimentalismos, contundente y suave su mirada, los colores elegidos, colores tibios, tamizados, oscuros en ocasiones, melancólicos siempre como en esa foto al anochecer en que nos sentimos y estamos solos, con rectas firmes que hieren como una soledad tras una separación dolorosa, recuerda a lo que es separado por firmes muros, al silencio de la incomunicación, del desacuerdo, y a la sensación de sentirnos desamparados, sorprendidos, desprotegidos en el mundo, ante la extensión de lo real que nos circunda. Hizo un arte, tal vez sin pretenderlo, existencialista. Solos con nuestra existencia sobre los hombros sin más amparo que nosotros mismos y el suelo que pisamos bajo nuestros pies, el paisaje que vemos, el aire que sentimos alrededor de nuestro cuerpo, el horizonte siempre inalcanzable, la gente que camina al lado nuestra tan sola como nosotros en la vida y ante la muerte. Soledad ante lo extenso. Soledad entre la gente. Soledad en la vida. Soledad ante lo cotidiano y frente a la muerte. Esto es lo que refleja su arte y es una pura maravilla cómo lo transmitía.


Gran exposición de un grandísimo pintor, Lyonel Feininger, no os la perdáis, no os lo perdáis.


Enlace a la exposición: https://www.march.es/arte/madrid/exposiciones/lyonel-feininger/?l=1
Comentarios:
Lyonel Feininger (1871-1956)

Lyonel Feininger (1871-1956)

Esta exposición presenta la trayectoria completa de este artista, alemán y americano, maestro de la Bauhaus y figura imprescindible del panorama artístico de las vanguardias. Aunque Lyonel Feininger nació en Nueva York, sus padres, músicos de origen alemán, quisieron que se trasladara a Hamburgo para completar su formación musical cuando tenía tan solo dieciséis años. Ese doble origen, americano y alemán, marcó su vida y obra.

4