Excodra Barcelonra
Museo Thyssen-Bornemisza

Museo Thyssen-Bornemisza

El Museo Thyssen-Bornemisza es una pinacoteca de maestros antiguos y modernos ubicada en Madrid (España). Su existencia se debe al acuerdo de arrendamiento (1988) y a la posterior adquisición, por parte del Gobierno español (1993), del núcleo más valioso de la colección privada reunida a lo largo de siete décadas por la familia Thyssen-Bornemisza. Este fondo artístico aportó numerosos ejemplos de pintores extranjeros ausentes de los museos españoles, desde el gótico de los siglos XIV y XV (Duccio, Jan van Eyck) hasta el pop art y la pintura figurativa de los años 1980 (Lucian Freud, Richard Estes), por lo que vino a complementar el repertorio expuesto en los dos principales centros estatales, el Museo del Prado y el Reina Sofía. La apertura del Museo Thyssen-Bornemisza en 1992 dio lugar, al unirse a estos dos museos, al llamado Triángulo del Arte del paseo del Prado, área museística de Madrid que concentra el acervo pictórico más importante de España.

El Renacimiento en Venecia

Fuente: Excodra | Publicado: 14-07-2017
Exposición de profundidad y extensa en el Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid, hasta el 24 de septiembre: El Renacimiento en Venecia: Triunfo de la belleza y destrucción de la pintura. La muestra se aventura con mucho vigor en el arte en Venecia durante el siglo XVI, desde el Alto Renacimiento, y lo hace elegante, con buen ojo, un ojo atento, un ojo que disecciona al arte en tales años de la segunda explosión renacentista, pero centrándose en las particularidades que emanaban de Venecia.
Derechos: Niño con perros. Tiziano.
4545 comentarios

Exposición de profundidad y extensa en el Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid, hasta el 24 de septiembre: El Renacimiento en Venecia: Triunfo de la belleza y destrucción de la pintura. La muestra se aventura con mucho vigor en el arte en Venecia durante el siglo XVI, desde el Alto Renacimiento, y lo hace elegante, con buen ojo, un ojo atento, un ojo que disecciona al arte en tales años de la segunda explosión renacentista, pero centrándose en las particularidades que emanaban de Venecia.

Se propone un recorrido por las diferentes temáticas que van mostrando la evolución del arte en tan significativo siglo y en tan bello lugar como es la ciudad de Venecia. Las diferentes salas y sus propuestas indican la lectura a seguir: Entre Oriente y Occidente: la ciudad más bella del mundo; Venecia, el sueño del clasicismo; Belleza y melancolía del Renacimiento veneciano; Imágenes venecianas de la mujer; El brillo del poder; Pastorales venecianas y Ocaso del Renacimiento.



El recorrido es excelente abarcando sin concesiones todo el siglo XVI veneciano, con Giovanni Bellini, Giorgione, Tintoretto, Veronés, Lotto y Tiziano como sólidos suelos que continúan la vuelta al camino del arte clásico, su renacimiento, su evolución y su final, oponiéndose con sus diferentes matices más orientalizados al arte que se estaba fraguando en Florencia y en Roma, estandartes del Renacimiento italiano, con Leonardo da Vinci, Miguel Ángel y Rafael al frente del Cinquecento en estas dos ciudades.


Hay que tener muy en cuenta que el arte del Renacimiento sentaría las bases de la pintura que surgiría después, arte que nacería justamente como reacción al arte del poder, un poder religioso y aristócrata, que venía representado por el arte clasicista, y en Venecia, y con Tiziano, se darían los primeros pasos para alejarse del grandioso y poderoso arte clásico, para buscar nuevas estrategias de creación, de acercamiento a la realidad, de dar cuenta de manera diferente de nuestro ser en la vida y con distintas finalidades más allá de las de ser símbolo de poder, siendo como era un arte de representación y recreación de los diversos poderes que controlaban la vida por aquellos días, poder religioso, poder aristócrata, de tendencia feudal, decíamos. Pintaban cuadros, creaban pinturas, como quien construye catedrales, con la misma precisión, con la misma función.



Y Tiziano, sobre todo, comenzaría a buscar nuevos temas para sus pinturas, temas alejados, como un niño con sus perros, de la mera representación y ensalzamiento del poder, diluyendo también su trazo, alejándose, aunque tímidamente, del más puro realismo clasicista.


La exposición lo muestra y es fantástico en su apuesta, poder observar tan de primera mano el cambio, la evolución en el Alto Renacimiento del arte clásico hasta su frontera, hacia sus límites, donde deja de inspirarse en la Antigüedad Clásica y se van perdiendo los modelos y temas a imitar, la evolución hacia nuevas técnicas de mostrar, de pintar, con cambios en los motivos elegidos, derivando después el arte hacia lo barroco, hacia el rococó y al neoclasicismo para desembocar en lo romántico, en el realismo y todo lo que surgió después con el impresionismo y las vanguardias. Y en el proprio Renacimiento, y desde Venecia, comienza la lenta andadura hacia la modernidad.

Arrancan allí, como fundamento y base, como cimientos, las bifurcaciones de la pintura, desde un Renacimiento que mimaba todos los detalles, todas las sombras y brillos que se podían dar, todas las proporciones justas, queriendo siempre rozar la perfección, mantener los equilibrios, mostrar el volumen concreto y preciso de sujetos y objetos, nitidez, exactitud, rigor para la mirada y la pincelada, la belleza como equilibrio y proporción a semejanza de lo real, idealizando en sus escenas, ajustando cada detalle al máximo, rectitud máxima para la creatividad, pues se buscaba impresionar, ser reflejo de la perfección y fuerza del poder que ejercían, ser un calco de la realidad incluso cuando se representara el mito, como si fuera real, como si estuviera ahí, como si hubiera sido visto.



De la pintura renacentista impresiona su exactitud, su búsqueda constante de exactitud y de la perfección, para el retrato, para las composiciones paisajísticas, para lo religioso, para lo mitológico. Edificaban pinturas laboriosamente.


La exposición es absolutamente sólida en su recorrido por el arte veneciano, mostrando cómo era, qué diferentes temas ofrecía, el cambio hacia una nueva visión de la belleza, siendo una antigua joya del arte semilla del día de hoy y es lo que podemos disfrutar. No dejéis pasar la ocasión de revisar los orígenes.


Enlace a la exposición: https://www.museothyssen.org/exposiciones/renacimiento-venecia
Comentarios:
El Renacimiento en Venecia. Triunfo de la belleza y destrucción de la pintura

El Renacimiento en Venecia. Triunfo de la belleza y destrucción de la pintura

El museo presenta una exposición dedicada a la pintura veneciana del siglo XVI, con obras maestras de artistas como Tiziano, Tintoretto, Veronés o Lotto procedentes de importantes colecciones y museos. Desde la importancia del color y la observación del natural a través de la imagen del poder y la belleza como argumentos, hasta la destrucción de la pincelada y el color en las obras de los últimos años, retratos, pastorales, temas mitológicos y religiosos permiten descubrir la evolución de esta pintura creada en una de las ciudades más bellas del mundo.

4