Excodra Barcelonra

Palabras al lienzo: III. Egon Schiele

Fuente: Fran Norte | Publicado: 29-07-2017
Fran Norte - Indagar en la biografía de este pintor tan auténtico como es Egon Schiele, por desgracia, se hace rápido, pues vivió tan sólo 28 años. Es de esas vidas que se extinguen demasiado pronto, que terminan cuando aún no habían casi ni empezado, cuando aún tenían todos sus frutos por venir, y qué frutos los de su arte.
Derechos: Egon Schiele.
3700 comentarios

Indagar en la biografía de este pintor tan auténtico como es Egon Schiele, por desgracia, se hace rápido, pues vivió tan sólo 28 años. Es de esas vidas que se extinguen demasiado pronto, que terminan cuando aún no habían casi ni empezado, cuando aún tenían todos sus frutos por venir, y qué frutos los de su arte. Sus pinturas eran sobresalientes y desgarradoras, atrevidas, eróticas, sufrientes, brillantes. Fue una lástima, la verdad, que muriera tan pronto. Schiele era austriaco, nacido en Tulln an der Donau, una pequeña localidad de Austria, en 1890. Murió en Viena, el 31 de octubre de 1918, a causa de la gripe española que destrozó a gran parte de la población europea en aquellos tiempos. Esa misma gripe se llevó, también joven, y embarazada, a su mujer Edith Harms, tres días antes. Muy poco después, como anécdota, pero muy relevante para enmarcar el contexto histórico de su vida, terminó la Primera Guerra Mundial tras cuatro años de enfrentamientos. La gripe, en un año, barrió de Europa a unos treinta millones de habitantes. La Primera Guerra Mundial nos dejó la cifra de unos dieciséis millones de muertos en esos cuatro años. Europa, en los últimos años de vida Schiele, era un hervidero de muerte y de angustia. Su pintura reflejaría gran parte de la desesperación social que reinaba en Europa en su época. Sumado a esto, pero años antes, su padre murió de sífilis cuando él tenía quince años. La muerte, la desolación que causa, estaría muy presente en sus temas y en su trazo, trazo nervioso, oprimido, temblando, pero de línea firme y gruesa, haciendo contorsiones, como si sus dibujos fueran de marionetas enloquecidas, encantadas, con poses imposibles para lo que tiene vida.



La angustia, su rostro y el sexo marcarían la temática de sus pinturas.


Lo erótico fue uno de sus frentes de exploración, de sus fuentes de inspiración, y otro de sus motivos de penas en la vida. A causa de los desnudos y de las escenas sexualizadas que dibujaba se le acusó, junto a la edad de su amante de diecisiete años, Valerie, a quien llamaban Wally, a veintiún días de cárcel, por pornografía y corrupción de menores, condena con torturas, quemado de un dibujo y rapado de pelo incluido. Esto parece ser que le marcó muchísimo, lógicamente. Wally fue su modelo para gran cantidad de sus dibujos, dibujos realmente hermosos, con más ternura que erotismo, pero eran otros tiempos en que un desnudo significaba mucho más que un simple desnudo. Tiempos en que lo erótico era el triplemente erótico. La insinuación sensual era provocación, molesta provocación. Tiempos aún de fuerte represión sexual por parte de la moral cristiana. Eran sus pinturas incómodas para el poder, por su temática explícita, sin tapujos. Sus dibujos excitaban.

Esta represión de las libertades, este conservadurismo, fue de hecho la causa de que abandonara la Academia de Bellas Artes de Viena, donde estudiaba dibujo y diseño. Estudió en esta institución desde 1906 a 1909. Al abandonarla fundó el Neukunstgruppe (Grupo del nuevo arte), para organizar exposiciones en conjunto con un grupo de artistas similares, todos muy influenciados por Gustav Klimt, que fue mentor de Schiele desde 1907, y alejándose de los cánones tradicionales de la pintura, pero también lo abandonaría poco más de un año después y el grupo se desintegraría para exponer por separado. Sería esto como una pequeña muestra de su personalidad, como reflejo de su búsqueda de individualidad alejada de agrupaciones. Aunque, de hecho, tendría permanencia en varios núcleos de artistas, ahora lo veremos.

Su biografía deja demasiados pocos apuntes, fue demasiado breve su existencia. Hubiera sido tan hermoso poder contemplar su evolución. Nos dejó tan sólo el arranque, el primer paso de una vida, y en su caso de una vida consagrada y marcada por la pintura.

En 1909 expuso en un gran encuentro, la II Exposición Internacional de Austria, donde también estaban pintores como Edvar Munch, van Gogh y Matisse. Egon Schiele tuvo un gran reconocimiento en vida, es lo cierto. Una vida complicada pero una vida de reconocimiento a su arte. No vivió mal, según parece. Ya antes de esta gran exposición, y de la mano de Klimt, comenzó a formar parte del Movimiento Secesión de Viena, que tenían un lema grandioso: A cada época su arte y al arte su libertad.

En 1911 fue cuando conoció Wally, en Viena, y se alejaron de la ciudad para trasladarse al campo, al pequeño pueblo de Krumau, y de ahí, por la fuerte presión de la convivencia con un grupo reducido de habitantes de rígidas y conservadoras costumbres, se mudaron a Neulengbach, de mayor población. De las pinturas de desnudos en este tiempo viene su condena por pornografía, en 1912. Después volvieron a Viena, donde la presión social, moral, para un autor como él, se diluye algo en el ambiente cosmopolita de la época.

En 1913 ingresó en la Liga de Artistas Austriacos. Su talento se reconocía sin problema. Su audacia para romper la moral imperante era estandarte en los círculos de arte de las emergentes vanguardias.

En lo meramente personal, unos años después rompe la relación sentimental que mantenía con su modelo Wally y se casa con la adinerada y bien posicionada Edith Harms, en junio de 1915. Estaba su vida dando sus últimos coletazos pero no podría ni imaginarlo.



En febrero de 1918 muere su maestro Gustav Klimt.

En octubre del mismo año, mueren su esposa embarazada y él a causa de la gripe.


Es una vida reducida. Pero un breve lapso de existencia en el que le dio tiempo a dejar una extensa producción artística.

Fue el mayor representante del expresionismo austriaco. Estuvo muy influenciado, también, por Vincent van Gogh. Con Klimt, y Holder, sería uno de sus pilares de aprendizaje, modelos a seguir, en los que apoyar su talento.

Y ese gran talento que ofrecía Schiele era justamente lo que suponía la confrontación contra la rigidez moral en el ámbito de la sexualidad. Pintaba desnudos de mujeres de una manera maravillosa y lo hacía deformando el cuerpo, pero creando belleza, no monstruosidad. Daba a entender que era pintura nerviosa, alterada, como con rabia por mostrar la sexualidad. Tiene algunas pinturas de sexo bien explícito, pero hay en estas pinturas cierta ingenuidad, cierta adolescencia, cierto juego sin mayores intenciones, de reflejar la sensualidad, lo erótico, sin transcendencia, pero explosivos para los circuitos de poder. Rompió moldes en su época. Reflejaba la muerte, la enfermedad, el sexo, la caricia sensual, lo que duele, evadiendo siempre el naturalismo, mostrando siempre el contexto emocional. Llama mucho la atención la ausencia de fondos en la gran mayoría de sus pinturas y dibujos, sólo la figura humana, como un todo en primer plano, como el todo al que su pincel y su mirada prestaban exclusivamente su atención. Nuestro cuerpo como centro de la vida, de la existencia, donde en él todo sucede, cuerpo que sufre, sujeto y centro del sufrimiento y del placer, cuerpo que disfruta, que todo lo siente, que se erotiza, que muere.

También llama la atención el que gran parte de su producción artística vino englobada, ocupada, por los autorretratos. Se retrató de mil formas diferentes, como si quisiera pintar lo que sentía en determinado momento, pues cada autorretrato ofrece una sutil diferencia de emociones. La muerte de su padre tuvo que impresionarle, no es buena edad la adolescencia para perder a los progenitores, tal vez en los retratos buscaba la presencia del padre en su reflejo. O tal vez sólo se usaba de modelo para explorar las diferentes maneras de transmitir emoción. O simplemente le gustaba dibujarse, sin mayor trascendencia, también podría ser. No ha dejado constancia de por qué se retrataba con tanta ansia. Lo que sí se puede saber es que son sus autorretratos una de las maravillas que nos ha dejado el mundo del arte, que ha dejado Schiele para la historia del arte, para nuestro deleite.



La otra parte más grande de sus creaciones, más extendida, la más incisiva, decíamos, la dedicó a lo erótico, ya fuera sólo con figuras principalmente de mujer, desnudas y en posiciones sugerentes, o mostrando sexo tal cual. Era la rebelión, pretendida o no, contra su época de opresión, la expansión en el exterior de su peculiar personalidad en la pintura.


Resalta de su arte los cuerpos en posiciones imposibles que dibujaba, tanto como si estuvieran gozando como si estuvieran sufriendo, como si fueran cuerpos enfermos, o padeciendo mentalmente, o deformados por el placer o por el dolor, ahí radica también el valor de su talento, dándole ese contexto de subjetividad a sus pinturas, usando además muy pocos colores, los justos para captar la atención, atrapar la mirada, y embellecer, destacando siempre el contorno de sus figuras por encima de todo, contornos deformados que no eran fieles a la realidad pero que hacían nacer lo hermoso de los cuerpos. Fue el pintor de los cuerpos como expresión, con la figura humana como núcleo central de todo su arte. Nos regaló, aún así, a pesar de su corta vida, multitud de pinturas, dibujos y grabados. Cuánto más nos podría haber dejado, cuánto más podría haber vivido. Son vidas en que su futuro deja un interrogante increíble, una ausencia que sobrecoge un poco al pensar todo lo que podría haber salido de sus manos de haber llegado a vivir más tiempo. La vida se nos va siempre, al menos nos queda el arte, así, como árboles que siguen creciendo sin ningún ser que los atienda. Renaciendo y creciendo con cada mirada nueva que lo contempla. Así el arte de Schiele ha ido peleándose con su breve vida, sobreviviéndole, rescatándole del olvido, haciendo inmensa su brevedad. Y que siga el viaje.


 

Comentarios:
Fran Norte

Fran Norte

Fran Norte, nacido en Vilagarcía de Arousa, 1978, es licenciado en Historia por la Universidad de Santiago de Compostela. Actualmente es profesor en la universidad y escribe para varios medios on-line sobre todo artículos de historia de la Grecia Clásica, de la que es especialista. Es autor del libro de relatos Clubs, la cual es su primera publicación en el mundo de la ficción.

4