Excodra Barcelonra

Palabras al lienzo: X. El Bosco

Fuente: Fran Norte | Publicado: 19-08-2018
Fran Norte - Parándonos en su estilo, en sus composiciones, nos fijamos sin remedio en sus rostros deformados, grotescos, el pueblo más gastado por la vida y la religión y sus pecados. Toda la cantidad de quimeras y animales mitológicos, monstruos y bestias, composiciones imposibles, ritos y ceremonias, la ruina, la miseria, el hambre, la enfermedad, la embriaguez, lo macabro, el combate, almas en pena, simbolista hasta la saciedad.
Derechos: Detalle de El Juicio Final. El Bosco, 1500.
3143 comentarios

Hieronymus Bosch, Iheronimus Bosch, Hheronimus Bosch, Jheronimus Bosch, Jerónimo Bosch, Jeroen van Aeken, Jheronimus van Aken, Jeroen Anthoniszoon Van Aeken, Jeronimus van Aeken dit Bosch, Hieronymus van Aeken Bosch: El Bosco. Lo primero que llama la atención de él es la cantidad de nombres diferentes por los que la Historia ha ido refiriéndose a él, es algo impresionante. Eran otros tiempos, los suyos, mediados del siglo XV, cuando nació, cómo figuraban en los documentos oficiales y su firma en las pinturas, es un absoluto misterio el que rodea a su vida, apenas han llegado referencias, datos sobre él. Aquí le pusimos el nombre de El Bosco, y así nos ha quedado hasta hoy, con una obra tan variada, vistosa y abundante como la variedad de referencias a su nombre. Hay pintores que dejan una extraña y deslumbrante sensación de fantasía, El Bosco es uno de ellos, creador de imaginarios, de mundos interiores y exteriores.



Fijándonos en lo poco que conocemos de su vida, sabemos que fue un pintor holandés nacido en la localidad de Hertogenbosch, próxima a Amberes, entre 1450 y 1460 y muerto en 1516. Su firma para los cuadros la hizo latinizando su nombre y abreviando el de su pueblo, Bosch, Hieronymus Bosch.


Tanto su padre como su abuelo fueron también pintores, y se cuenta que justamente que el oficio de pintor lo aprendería en el taller de su padre, aunque no lo hereda, el taller, que pasó a manos de su hermano mayor, Goosen, también dedicado a la pintura. Uno de sus abuelos, su padre, tres hermanos y también uno de sus tíos eran pintores, familia por extenso dedicada al universo de la pintura. El apellido Van Aeken lo usaba su hermano mayor para firmar las obras que salían de su taller, para diferenciarse del resto de talleres, tal vez por eso Hieronymus pasó a usar el sobrenombre de Bosch, Hieronymus de Bosch. Se sabe que El Bosco era miembro de la cofradía religiosa de la localidad dedicada a la Virgen, y que esta cofradía era uno de sus clientes, así como burgueses de la zona, clérigos y nobles de las cercanías, en principio. Pues El Bosco llegó a cobrar mucha fama y éxito en vida. En 1481 se casó con la hija de un bien posicionado patricio y él mismo pertenecía también a la alta sociedad. Los Reyes Católicos fueron los primeros personajes de relevancia que comenzaron a adquirir sus obras, y después Felipe II, quien se hizo con un elevadísimo número de obras del autor. Tanta fama había adquirido en vida, que a su muerte fueron múltiples los imitadores que surgieron para satisfacer la demanda de sus características obras. También se cree que en vida tuvo un falsificador de sus cuadros, que hacía pasar sus creaciones por las de El Bosco. También Pieter Bruegel El Viejo, enorme pintor, probablemente estuvo muy influenciado por él.



Y de su vida no se sabe mucho más, es en verdad uno de los pintores de importancia sobre los que hay más oscuridad a su alrededor, incluso para identificar la autoría de ciertas obras suyas. Esto en realidad lo hace aún más apasionante, crea el mito alrededor de él, permite fantasear sobre su vida.


Se sabe que murió en 1516, unos años antes que Leonardo da Vinci, pero El Bosco no tuvo contacto con la vida de las florecientes urbes, no tuvo contacto con el Renacimiento, con la alta cultura contemporánea de su época, con todo el desarrollo técnico y la mirada hacia a la Antigüedad, se cree que vivía bastante en las sombras de su profunda religiosidad, en un mundo de provincias, no de ciudades. Igualmente, sus obras abarcaron todo, pero siempre con el mundo rural como base. El mundo rural y el símbolo. La Iglesia necesitaba hacer patente sus relatos y dar a conocer su imaginario de manera potente a sus fieles y El Bosco lo narró con excelencia, infundiendo temor, respecto y misterio hacia a la religión desde el visionado de sus pinturas. La pintura tenía la función de ser un altavoz del poder de la Iglesia Católica y así lo hacía, reflejando su inescrutable mar interior atravesado por infinidad de ríos subterráneos. Hay que tener en cuenta que por aquellos años el mundo cristiano estaba sumido en grandes crisis de fe, con guerras entre sectas que profetizaban nuevas costumbres para el pueblo, y probablemente él mismo también estuviera dentro de estas profundas simas de la duda.



Sus pinturas reflejan, en ciertas ocasiones, el caos, el caos social, el caos que vivía la religiosidad y la fe. Sus imágenes eran el reflejo de la cristiandad y de su personalidad tal vez en ocasiones en quiebra de fe.


Parándonos en su estilo, en sus composiciones, nos fijamos sin remedio en sus rostros deformados, grotescos, el pueblo más gastado por la vida y la religión y sus pecados. Toda la cantidad de quimeras y animales mitológicos, monstruos y bestias, composiciones imposibles, ritos y ceremonias, la ruina, la miseria, el hambre, la enfermedad, la embriaguez, lo macabro, el combate, almas en pena, simbolista hasta la saciedad, con la muerte, el crimen surcando el ambiente, la sexualidad en estado bestial, primitivo, orgiástico, jovial a veces, otras turbador, mostrando la sexualidad tan placentera como culpable, la representación de la vida común plagada por los pecados de la religión católica, los castigos, las penitencias, los demonios y los ángeles, su imaginario es vastísimo, amplio y profundo como un océano, como el cielo mismo y como el infierno que habría de ser para ellos la vida, con la Tierra como tránsito entre dos realidades forjadas por la moral, lo bueno y lo malo, el cielo y el infierno, y en el medio, el placer culpable y el dolor, la Humanidad y su barbaridad.



Se quiere ver en él al nacimiento del surrealismo, Dalí flota en sus pinturas sin descanso, por supuesto, pero para El Bosco no era surrealismo, era la propia vida y su representación simbólica, exagerada al máximo, contorneada por su fascinante fantasía. Mostraba los padecimientos de la vida y sus consecuencias en toda la mitología cristiana, danzarín en su resultado, inquieto, detallista al límite, robusto y emocional.


El Bosco era todoterreno con su fantasía, narraba como pocos han sido capaces de lograrlo, cuadros suyos son auténticos relatos, escenas que transcurren, que respiran, que nos hacen perdernos en sus dibujos sin descanso, desde lo más al fondo de los fondos que empleaba, escenarios dignos de pesadillas, con sus lejanías abiertas y compuestas por mil arquitecturas, hasta los primeros planos de los rostros del dolor y del éxtasis. Creaba mundos inmensos en sus pinturas, jugando con la deformidad y lo quimérico y lo simbólico y la miniatura, con la desnudez y con lo soñado, era todo imaginación y símbolo, detalle, mensaje, narración. Uno puede tirarse horas mirando sus cuadros sin terminar nunca de verlos por completo.


Retrató una época, finales del siglo XV y principios del siglo XVI, sus costumbres y su vida diaria y su mitología religiosa, con los diferentes estratos de las jerarquías eclesiásticas y de la sociedad en general, desde el vulgo más destrozado por su ruda existencia a las altas esferas del poder monárquico y religioso, pasándolo por el tamiz de lo onírico, de la creación de imposibles.


Fue sin duda, es, uno de los grandes maestros de la pintura, referente para el surrealismo y para las vanguardias, por su rico proceder al dibujar, al crear escenas de todo tipo, reflejando emociones, sueños, escribiendo mensajes con sus dibujos.


---*---

Comentarios:
Fran Norte

Fran Norte

Fran Norte, nacido en Vilagarcía de Arousa, 1978, es licenciado en Historia por la Universidad de Santiago de Compostela. Actualmente es profesor en la universidad y escribe para varios medios on-line sobre todo artículos de historia de la Grecia Clásica, de la que es especialista. Es autor del libro de relatos Clubs, la cual es su primera publicación en el mundo de la ficción.

4