Excodra Barcelonra
Museo de Bellas Artes de Bilbao

Museo de Bellas Artes de Bilbao

El origen del actual museo se sitúa en el primer Museo de Bellas Artes, fundado en 1908 y que abrió sus puertas en 1914, y en el de Arte Moderno, inaugurado en 1924. Ambas instituciones y sus respectivas colecciones se unieron efectivamente en 1945, año en que se levantó el edificio antiguo. En 1970 se añadió el edificio moderno, y en 2001 una importante reforma acabó por dar al museo su fisonomía actual. En 2008, y bajo el lema “100 años de historia, 10 siglos de arte”, el Museo de Bellas Artes de Bilbao celebró su primer Centenario. A lo largo de su historia, el museo ha desarrollado un modelo ejemplar en el que la ciudadanía, los artistas locales y las instituciones públicas han determinado su configuración y crecimiento a través de importantes compras y donaciones de obras de arte, que han estructurado los núcleos principales de la colección y su crecimiento posterior. https://www.museobilbao.com

Goya y la corte ilustrada

Fuente: Excodra | Publicado: 11-03-2018
En el Museo de Bellas Artes de Bilbao puede verse una muy interesante exposición sobre Goya: “Goya y la corte ilustrada”, que arrancó el 14 de febrero y se extiende hasta el 28 de mayo. La muestra reúne 96 obras del pintor zaragozano además de otras obras de artistas relevantes que enmarcan su entorno en el siglo XVIII, entre los cuales están Luis Paret, Mariano Maella, José del Castillo, Luis Meléndez, Antonio Carnicero y Lorenzo Tiepolo.
Derechos: Francisco de Goya (1746-1828). Joaquín María Ferrer y Cafranga, 1824. Óleo sobre lienzo, 73 x 59 cm. Colección privada Firmado en el ángulo inferior izquierdo: «Goya»; fechado en la zona inferior derecha: «Paris 1824».
408 comentarios

En el Museo de Bellas Artes de Bilbao puede verse una muy interesante exposición sobre Goya: “Goya y la corte ilustrada”, que arrancó el 14 de febrero y se extiende hasta el 28 de mayo. La muestra reúne 96 obras del pintor zaragozano además de otras obras de artistas relevantes que enmarcan su entorno en el siglo XVIII, entre los cuales están Luis Paret, Mariano Maella, José del Castillo, Luis Meléndez, Antonio Carnicero y Lorenzo Tiepolo.



La exposición se distribuye en varios apartados que van dejando iluminado el recorrido de Goya: Zaragoza/Corazón/Zaragoza/Zaragoza; Goya y Madrid, 1775. La caza; La corte ilustrada: puntos de encuentro; La amistad y el éxito; El refinamiento femenino en el siglo XVIII y Retratos de vascos y navarros.


Una exposición sobre Goya siempre es bienvenida, tenía una potencia descomunal a la hora de representar los aspectos de la sociedad, de destacar los rasgos de las muy diferenciadas clases sociales de su época, desde las aristocracias al pueblo más sufriente, plasmando con vigor y fuerza cada rostro, cada acción, simbolizando su presente y los diferentes estratos de la sociedad que habitaba. Dejó retratadas tanto a las altas como a las bajas esferas de la vida de su tiempo, la riqueza y la pobreza, modos de vivir tremendamente diferentes que Goya plasmó de manera soberbia y viva, pasional, desbordando talento y energía.



Viajar por el arte de Goya es regresar al pasado y encontrarnos por momentos existiendo en el final del siglo XVIII y principios del XIX, siendo a la vez un viaje grotesco y maravilloso, radical, de extremo a extremo, de la opulencia a la miseria, de lo placentero a lo doloroso. Goya dibujó con esmero cada capa, cada estrato, súbditos y monarcas, vasallos y locos y aristócratas y clero y guerras y muertos y enfermos, el pueblo y los que lo gobiernan, las luchas, los mitos, la violencia, el festejo y la calma, lo luminoso y las tinieblas.


Goya nos hizo una postal de su época, sea siempre bienvenido y admirado por su fuerza pictórica, genio entre genios.

Completando la exposición se abren seis conferencias, coordinadas por Manuela B. Mena, desde mediados de abril hasta mediados de mayo, en las que se analizan tanto la vida del artista, como su obra y su época: La evolución del arte de Goya a través de su correspondencia con Martín Zapater; De lo sensual a lo romántico: la variedad de las imágenes en el Madrid de fines del siglo XVIII; Del Goya viajero: pinceladas de una juventud itinerante; El pueblo y sus costumbres en la ilustración española; No sólo Goya. La brillante estancia de Paret en el País Vasco y Los retratos bilbaínos de Goya: don Pantaleón Pérez de Nenín.

No pierdan la ocasión, Goya y el pasado les esperan.


Enlace a la exposición: https://www.museobilbao.com/exposiciones/goya-y-la-corte-ilustrada-265
Comentarios:
Goya y la corte ilustrada

Goya y la corte ilustrada

Tras formarse en Zaragoza e Italia, Francisco de Goya (Fuendetodos, Zaragoza, 1746 - Burdeos, 1828) se instaló en Madrid en 1775 y llegó a la corte de Carlos III para colaborar en los cartones para tapices con temas de caza para El Escorial. Su reconocimiento llegaría años después al ser nombrado, primero, pintor del rey (1786) y, más tarde, primer pintor de cámara (1799). Pero a pesar de su éxito en la corte, Goya no interrumpió la relación con su Zaragoza natal. La correspondencia con Martín Zapater, amigo de infancia, ilustra en gran medida esa relación con su círculo de familiares y amigos, al tiempo que aporta información fundamental sobre su desarrollo profesional. El préstamo extraordinario por parte del Prado de 13 cartas originales ofrece el contrapunto documental al Goya pintor de corte. Ésa es, precisamente, la tesis de esta exposición, que transita entre el éxito del pintor en las cortes de Carlos III y Carlos IV, y el recuerdo persistente de sus orígenes a través del contacto con sus íntimos.

4