Excodra Barcelonra
UB (Universidad de Barcelona)

UB (Universidad de Barcelona)

La Universidad de Barcelona es la universidad pública principal de Cataluña, con el mayor número de estudiantes y la oferta formativa más amplia y completa. Además, es el principal centro de investigación universitario del Estado y uno de los más importantes de Europa, tanto por el número de programas de investigación como por la excelencia lograda en este terreno. Estrechamente vinculada a la historia de Barcelona y de Cataluña, la UB combina los valores de la tradición con el hecho de ser una institución innovadora y de excelencia en el ámbito docente. Es una universidad urbana, abierta y cosmopolita como la misma ciudad de Barcelona. Universidad de Barcelona. Gran Via de les Corts Catalanes, 585. 08007 Barcelona. Teléfono de información: 934 021 100. http://www.ub.edu

Describen en corales vivos una estrategia de supervivencia que sólo se conocía en el registro fósil

Fuente: UB | Publicado: 22-10-2019
Algunos corales tienen la capacidad de recuperarse tras episodios de mortalidad masiva causada por el aumento de la temperatura del agua. Curiosamente, este mecanismo de supervivencia en el medio marino —conocido como rejuvenecimiento— sólo se había descrito hasta ahora en algunos corales fosilizados.
Derechos: Desde 2002, Kersting y Linares realizan un seguimiento científico de 250 colonias del coral en la Reserva Marina de las Islas Columbretes. Diego Kersting (UB-IRBio-Universidad Libre de Berlín).
0 comentarios

Algunos corales tienen la capacidad de recuperarse tras episodios de mortalidad masiva causada por el aumento de la temperatura del agua. Curiosamente, este mecanismo de supervivencia en el medio marino —conocido como rejuvenecimiento— sólo se había descrito hasta ahora en algunos corales fosilizados.


Un nuevo estudio publicado en la revista Science Advances revela la primera evidencia científica del fenómeno de rejuvenecimiento in vivo en las colonias del coral Cladocora caespitosa, en la Reserva Marina de las Islas Columbretes, frente a las costas de Castellón. Son autores del nuevo trabajo los expertos Diego Kersting y Cristina Linares, del Departamento de Biología Evolutiva, Ecología y Ciencias Ambientales de la Facultad de Biología y del Instituto de Investigación de la Biodiversidad (IRBio) de la Universidad de Barcelona. 


Las olas de calor, cada vez más frecuentes en el Mediterráneo



El mar Mediterráneo es una de las regiones más afectadas por el cambio climático y por el aumento en la frecuencia de las olas de calor. «Estamos acostumbrados a escuchar y leer sobre los impactos generalizados asociados al cambio climático, pero raramente llegan noticias sobre la recuperación de la vida tras los impactos asociados al calentamiento», destaca el experto Diego Kersting, primer autor del artículo e investigador de la Universidad Libre de Berlín (Alemania).



Desde 2002, Kersting y Linares realizan un seguimiento científico de 250 colonias del coral Cladocora caespitosa en la Reserva Marina de las Islas Columbretes, una zona de referencia en estudios de los efectos del cambio climático en el medio marino. Este coral —el único con capacidad para formar arrecifes en el mar Mediterráneo—  está catalogado como una especie en peligro debido sobre todo a las mortandades asociadas al calentamiento global.


Desde hace tiempo, los expertos habían descrito que el aumento anormal de la temperatura del agua en verano estaba matando a muchas de estas colonias mediterráneas de corales. Por ejemplo, durante el verano de 2003, uno de los más calurosos de los últimos siglos, «el 25 % de la superficie ocupada por estos corales en Columbretes desapareció debido a la muerte de las colonias», detallan los autores del trabajo.


Algunos pólipos coralinos sobreviven a las condiciones extremas



En un Mediterráneo con temperaturas cada vez más altas y frecuentes olas de calor, las alarmas sobre la supervivencia de esta especie frágil ya habían saltado hace tiempo. Sin embargo, el seguimiento a largo plazo del coral en Columbretes ha revelado ahora un resultado sorprendente: algunas colonias coralígenas que se habían dado por muertas hacía años presentaban partes vivas. Según los expertos, este tipo de recuperaciones están mediadas por un proceso que se denomina rejuvenecimiento.



En concreto, bajo condiciones de estrés —por ejemplo, el excesivo calentamiento del agua— algunos pólipos de las colonias de coral que están muriendo son capaces de encogerse hasta tal extremo que abandonan parcialmente su esqueleto calcáreo. En ese estado reducido, estos pólipos son capaces de sobrevivir a las condiciones extremas que provocan la muerte del resto de pólipos de la colonia. Cuando las condiciones mejoran, los pólipos recuperan su tamaño habitual y vuelven a formar un nuevo esqueleto calcáreo. Posteriormente, se reproducen por gemación hasta llegar a recubrir de nuevo la colonia muerta.


Una estrategia de supervivencia oculta durante mucho tiempo


Según los autores, esta estrategia de supervivencia ha pasado desapercibida hasta la fecha debido al buen aspecto exterior que muestran las colonias después de recuperarse y que enmascara completamente la mortandad sufrida anteriormente. «La historia real de estas colonias sólo puede conocerse si han sido controladas año a año durante mucho tiempo o si se estudia su esqueleto, ya que este proceso deja unas señales características», detallan Kersting y Linares.



Hasta ahora, sólo se conocían indicios de este proceso de rejuvenecimiento en corales del Paleozoico, que vivieron hace cientos de millones de años. Por ello, los resultados de este estudio permitirán establecer comparaciones entre las observaciones in vivo y lo que se ha descrito en fósiles, y conocer la implicación de este tipo de procesos en la supervivencia y la adaptación de los corales.



Este descubrimiento abre nuevas perspectivas para la supervivencia del único coral de arrecife del Mediterráneo, que tiene un crecimiento lento —unos 3 mm al año— y una capacidad muy limitada para generar nuevas colonias. «No obstante, es difícil que este tipo de mecanismos pueda compensar el drástico aumento en frecuencia e intensidad de las olas del calor en el Mediterráneo, por lo que resulta necesario actuar de forma urgente para frenar las causas del cambio climático, y sobre todo, dedicar suficientes recursos a mantener estos seguimientos a largo plazo», alertan los autores del estudio.


 Enlace al artículo: https://advances.sciencemag.org/content/5/10/eaax2950.full
Comentarios:
4