Excodra Barcelonra
IDIBELL (Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge)

IDIBELL (Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge)

Centro de investigación en medicina celular. El IDIBELL es un centro de investigación en medicina celular, donde la investigación básica de alto nivel está al servicio de preguntas clínicas relevantes y del desarrollo económico. El IDIBELL es una fundación creada el año 2004, a partir de la fusión de varias entidades de investigación, participado por el Hospital Universitario de Bellvitge, el Instituto Catalán de Oncología y la Universidad de Barcelona. El Instituto está situado en espacio Biopol'H. El año 2009 se convirtió en uno de los cinco primeros centros de investigación españoles acreditados como instituto de investigación sanitaria por el Instituto de Salud Carlos III. El Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge está situado en el municipio de L’Hospitalet de Llobregat, al sur de Barcelona. Sus instalaciones están distribuidas entre el Hospital Duran i Reynals, el Hospital Universitario de Bellvitge y los edificios del campus de la Universidad de Barcelona de Bellvitge, en el espacio Biopol. Un aspecto fundamental de la investigación del IDIBELL es su proximidad al enfermo. Por su situación y por la actividad asistencial diaria que muchos de ellos desarrollan, los investigadores del IDIBELL conocen los problemas que son realmente prioritarios y qué soluciones resultan efectivas en la práctica clínica diaria. Institut d'Investigació Biomédica de Bellvitge (IDIBELL). Hospital Duran i Reynals. 3a planta - Gran Via de l'Hospitalet, 199. 08908 Hospitalet de Llobregat. Barcelona - Spain. Tel +34 93 260 74 11. info@idibell.cat

Entrevista con el Dr. Eduard Montanya

Fuente: Excodra | Publicado: 05-04-2016
Para intentar conseguir la curación de la diabetes hay que tener una visión amplia y explorar varios campos como los mencionados anteriormente, pudiendo llegar a poder sustituir las células que no producen insulina por tener su funcionamiento deteriorado o porque ya no están, porque han sido destruidas, que es lo que exploramos mediante trasplante de células nuevas, y por otra parte, otra de las posibilidades es tratar a la persona con diabetes y que aún le quedan células que producen insulina mediante la administración de un tratamiento con el que puedan crecer o regeneran las células que la producen, siendo el mismo organismo quien lo realiza.
Derechos: Del libro: El islote pancreático en el desarrollo y tratamiento de la diabetes:Trasplante de islotes de páncreas y terapia celular en diabetes.
53 comentarios


¿Qué es la ciencia?


Tal y como la entendemos, es el conocimiento comprobable.


Eres el Responsable de la Sección de Diabetes del Servicio de Endocrinología y Nutrición del HUB (Hospital Universitario de Bellvitge) además del Director de la Unidad de Trasplante de Islotes Pancreáticos del IDIBELL (Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge) y del CIBERDEM (CIBER de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas). Eres médico, investigador científico y profesor universitario en la UB (Universidad de Barcelona). Y aún faltarían destacar más aspectos la verdad, como ser el Presidente del Consejo Asesor sobre la Diabetes en Catalunya. Es una trayectoria impresionante, permíteme destacarlo tras la pregunta sobre qué es la ciencia. Por tu trayectoria, prácticamente tocas todos los escalones del conocimiento en medicina en el ámbito de la diabetes, es decir, mediante la investigación los amplias, mediante la medicina los aplicas y mediante la docencia los transmites. ¿Cómo sientes tu trayectoria profesional y cómo logras combinar todos los campos en que te desarrollas?


En realidad, yo creo que todos los campos tienen una relación muy directa los unos con los otros. Hay que partir de la perspectiva de que soy médico. Entonces, como tal, ejerzo como médico y además lo hago en un Hospital Universitario, por tanto, dado que la Universidad es investigación, conocimiento, resulta lógico que tenga actividad en investigación, y por otra parte la formación de nuevos médicos en el Hospital y la formación de nuevos médicos a nivel de Universidad están muy claramente ligados a la transmisión de conocimiento. Aunque sean tres ámbitos distintos tienen una relación muy directa entre ellos: La generación de conocimiento, que es la investigación; la transmisión del conocimiento que es la docencia; y la aplicación del conocimiento en la práctica que es el ejercicio de la medicina.


Desde la UTIP (Unidad de Trasplante de Islotes Pancreáticos) estáis avanzando muchísimo en la mejora de técnicas de trasplante. Para los no iniciados: ¿Qué es un islote pancreático, cuál su relación con la diabetes y en qué estáis actualmente trabajando en esta Unidad?


El islote pancreático es una agrupación de células que producen la insulina. La falta de insulina o acción insuficiente de ésta provoca la diabetes. Sabemos que en la diabetes, en cualquier forma de diabetes, hay un fallo de los islotes en la producción de insulina. Lo que nosotros investigamos son, en buena parte, los problemas que dan lugar a la aparición de la diabetes pero también su tratamiento, usando estos mismos islotes para curarla. Como usamos islotes humanos y de ellos hay pocos, pues los obtenemos de donantes, y nunca sería suficiente su utilización para curar la diabetes debido a la escasez, lo que hacemos nosotros es explorar mecanismos para crear nuevas células que produzcan insulina en el laboratorio. Tal como lo hacemos es a partir de los mismos islotes de los donantes. Cuando recibimos un páncreas de un donante extraemos los islotes con las células que producen la insulina, y las podemos usar o bien para trasplantar, con lo cual investigamos cómo podemos curar la diabetes usando directamente estos islotes, o por otra parte las mantenemos en laboratorio y las intentamos hacer crecer y también para obtener más células aún y poder ampliar así el número de pacientes tratables. Además, estamos también usando otro tipo de células del páncreas, para tratar de cambiar “su aspecto” y tratar de conseguir que estas otras células que en principio no producen insulina lo puedan hacer para aumentar así el número de células que se podrían usar en trasplante.


¿Esto lo hacéis mediante desdiferenciación?


Sí, estamos trabajando con las células de los ductos pancreáticos que se supone que aún pueden contener células madre adultas y por otra parte ponemos en cultivo células del islote, específicamente las que producen insulina, haciéndolas crecer en laboratorio, para que se desdiferencien y dejen de producir insulina para poder expandirse, aumentando su número, y luego vuelvan a producir insulina, con lo cual a partir de muy pocas células podremos obtener números muy significativos de células productoras de insulina para uso en trasplante.


Otro de los caminos de tus investigaciones se basa en la búsqueda de la inducción de la regeneración de las células beta-pancreáticas, mediante el tratamiento con gastrina en roedores a los que se les ha eliminado un 95% del páncreas, para trasladar este tratamiento a pacientes con diabetes ¿La consecución, a la larga, de estos estudios podría suponer la curación de la diabetes? ¿Podrías detallarnos brevemente cómo están resultando, el avance y futuro de estas investigaciones?


Para intentar conseguir la curación de la diabetes hay que tener una visión amplia y explorar varios campos como los mencionados anteriormente, pudiendo llegar a poder sustituir las células que no producen insulina por tener su funcionamiento deteriorado o porque ya no están, porque han sido destruidas, que es lo que exploramos mediante trasplante de células nuevas, y por otra parte, otra de las posibilidades es tratar a la persona con diabetes y que aún le quedan células que producen insulina mediante la administración de un tratamiento con el que puedan crecer o regeneran las células que la producen, siendo el mismo organismo quien lo realiza, siendo éste el campo en el que se encuentra nuestra investigación con gastrina. Además por supuesto hay otras opciones, no es la única. Se han hecho ensayos en pacientes también y hay que entenderlo como las distintas opciones que en investigación se barajan al mismo tiempo para ver cuál puede dar un resultado mejor o empleando una combinación de ellas.


¿A corto plazo crees que habría unos resultados óptimos o aún quedan años...?


La aplicación en los pacientes siempre requiere de tiempos más largos. De hecho hay fármacos que aumentan la gastrina, pero probablemente se haga necesario sofisticarlo un poco más, o ver exactamente los resultados que se obtienen, pues está la curación pero también la mejora de la enfermedad, siendo la mejora ahora mismo algo más factible que la curación y además para una enfermedad tan compleja como es la diabetes.


Como médico, ¿cómo vives la relación con los pacientes? Tiene que ser muy grato -y muy duro, seguro, en ocasiones- el saber que se está ayudando a mejorar la calidad y esperanza de vida de las personas, en el día a día, de una manera tan directa. Cuéntanos sobre ello por favor.


La relación con los pacientes es probablemente la parte más gratificante, aunque todo lo que hago me lo resulta, pero la relación con los pacientes es el objetivo final de mi trabajo, por lo tanto resulta gratificante porque además la actuación tiene un resultado un poco más inmediato, aunque al ser la diabetes una enfermedad crónica es cierto que mi trabajo es una inversión a largo plazo, pues lo que pretendemos con el tratamiento a los pacientes con diabetes es evitar las complicaciones que podrían desarrollar, aumentarles la calidad de vida y darles más expectativa de ella con más calidad, y son resultados que se ven a largo plazo, sin duda algunos pacientes tienen problemas, pero si se mira desde un aspecto positivo, mi trabajo en ese aspecto, ese ayudar y paliar los problemas resulta muy grato por el mero hecho de ayudar a pesar de los problemas que pueda haber.


Se nota que lo disfrutas... y como docente universitario, ¿qué les dirías desde aquí, a los alumnos, sobre a dónde se encamina el futuro de la medicina, en cuanto a su labor?


La medicina se ha tecnificado mucho y esto facilita mucho el trabajo, hemos reducido mucho el nivel de incertidumbre en cuanto a diagnóstico, hablo ahora más de la medicina hospitalaria, aunque también a nivel de la asistencia primaria es otro sentido distinto aunque sin duda también se ha tecnificado mucho, pero esto no debe hacer olvidar un elemento básico en el ejercicio de la medicina, que es la relación médico-paciente, la excesiva tecnificación a veces hace olvidar este aspecto más personal de la relación, y esa sería la doble cara de hacia dónde se encamina la medicina, por una parte hacia una gran perfección técnica, a la limitación del error y la incertidumbre en cuanto a diagnóstico, a una posibilidad de emplear tratamientos nuevos que no habíamos tenido previamente pero con el riesgo de olvidar un poco la relación paciente-médico, pues el paciente además de necesitar resolver su problema necesita de una atención personalizada para ello.


Al hilo de lo que comentas del aumento de la tecnología en la medicina ¿qué técnicas de investigación actuales crees que están dando un nuevo giro al entendimiento de las enfermedades?


Esto depende mucho de los ámbitos, claro. Depende mucho de la tecnificación. Lo que ha cambiado mucho el ejercicio de la medicina han sido las técnicas de imagen, hace cuarenta años sólo se podía ver el cuerpo humano por dentro mediante la radiografía simple, y en cambio en estos momentos nosotros podemos explorarlo todo por dentro sin tener que abrir... antes no era inhabitual el hacer un diagnóstico sobre la misma mesa de operaciones, hoy en día el paciente se va a operar sabiendo lo que tiene, dónde, cómo lo vamos a encontrar y qué características tiene, esto es un cambio radical en cuanto a aspectos quirúrgicos y también en cuanto a conocimiento de enfermedades y a su tratamiento.


 

Comentarios:
Eduard Montanya

Eduard Montanya

Director Científico del CIBERDEM, así como Investigador del mismo y jefe del grupo de investigación en diabetes, nutrición y enfermedades endocrinas en el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL). Es profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona, jefe del Servicio de Diabetes del Hospital Universitario de Bellvitge y jefe del Grupo de Investigación en Diabetes y Metabolismo del IDIBELL. Su investigación se ha centrado en las células de los islotes pancreáticos con un interés particular en la función y regeneración de las células beta, responsables de la producción de la insulina, en la terapia celular de la diabetes incluyendo el trasplante de células de los islotes y en nuevos tratamientos farmacológicos de la diabetes. Es autor de 150 artículos científicos y capítulos de libros. Además, ha asesorado a diversas instituciones de investigación líderes a nivel nacional e internacional, y ha realizado labores de revisión científica en las principales sociedades y revistas científicas en el campo de la diabetes. Obtuvo una Beca Fulbright para una estancia postdoctoral en Harvard y ha recibido diversos premios y ayudas de investigación. Además, ha ocupado cargos en sociedades científicas españolas, catalanas e internacionales. Actualmente, es presidente del Consejo Asesor sobre la Diabetes de Catalunya.

4