ExcodraBarcelona, ciencia y arte

Los impresionistas y la fotografía

Fuente: Museo Thyssen-Bornemisza | Publicado: 04-01-2020
Derechos: Edgar Degas. Bailarina basculando (Bailarina verde), 1877-1879. © Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid

Exposición realmente interesante, y que está en sus últimos días de muestra ahora mismo, así que no perdáis la ocasión. El Museo Thyssen-Bornemisza indagó en la pintura impresionista y en el desarrollo de la fotografía de manera ciertamente certera, en la que se podrá apreciar cómo influyó el boom de la fotografía en las creaciones de los más míticos pintores impresionistas.


Os añadimos descriptivo:


Desde los primeros daguerrotipos de finales de la década de 1830 y, sobre todo, tras el descubrimiento en años posteriores de las técnicas de impresión fotográfica en papel, la relación de la fotografía y la pintura fue muy estrecha.



El ojo artificial de la cámara de fotógrafos como Le Gray, Cuvelier, Nadar o Disderi, por citar a unos cuantos, estimuló en Manet, Degas y en los jóvenes impresionistas el desarrollo de un nuevo modo de mirar el mundo. La fotografía le valió al impresionismo no sólo como fuente iconográfica sino también como inspiración técnica, tanto en la observación científica de la luz o en la representación de un espacio asimétrico y truncado como en la exploración de la espontaneidad y la ambigüedad visual.



Asimismo, por influencia de la nueva factura impresionista, algunos fotógrafos comenzaron a preocuparse por la materialidad de sus imágenes y a buscar fórmulas para hacer sus fotografías menos precisas y con un efecto más pictórico.


El papel primordial que ha adquirido hoy la fotografía en el panorama del arte contemporáneo ha hecho resurgir el interés de la historiografía artística por el impacto que su invención provocó en las artes plásticas. La exposición Los impresionistas y la fotografía se suma a esta línea historiográfica, planteando una reflexión crítica sobre las afinidades e influencias mutuas entre fotografía y pintura, sin olvidar la fructífera polémica entre críticos y artistas que su aparición desencadenó en Francia durante la segunda mitad del siglo XIX.


La muestra, comisariada por Paloma Alarcó, se articula en nueve capítulos temáticos - El bosque, Figuras en el paisaje, El agua, En el campo, Los monumentos, La ciudad, El retrato, El cuerpo y El archivo - en los que confluyeron los intereses de pintores y fotógrafos.



La era fotográfica, cuyo inicio tuvo lugar hace ahora casi doscientos años, transformó el modo de contemplar el mundo y de representar la realidad por parte de los artistas. La exposición “Los impresionistas y la fotografía” quiere mostrar esa nueva mirada a través de las correspondencias entre los principales fotógrafos franceses del siglo XIX y los artistas que, de una manera u otra, estuvieron vinculados a la creación y el desarrollo del grupo impresionista.



Proponemos un diálogo entre impresionismo y fotografía para poner en evidencia sus analogías, afinidades e influencias en determinados aspectos temáticos y técnicos: desde cómo el ojo artificial de la cámara y el estudio de la luz por parte de la fotografía influyó en la manera de representar la realidad en la pintura hasta de qué modo el espacio asimétrico y truncado de las imágenes fotográficas derivó en un nuevo punto de vista pictórico.


Asimismo, la extraordinaria habilidad para detener el tiempo del nuevo medio, su magia para suspender momentos del mundo real, propició la exploración de la instantaneidad y la ambigüedad visual en la pintura.


Enlace a la exposición: https://www.museothyssen.org/exposiciones/impresionistas-fotografia
Galixfera s.l. - Versión para imprimir. - Licencia