Excodra Barcelonra

Entrevistas


Entrevista a Eduardo Moga

Traducir supone otra forma de escribir. Parte de una lectura extrema del autor traducido y desemboca en una creación propia, aunque se ejerza sobre una plantilla ajena. Traducir me mantiene la muñeca caliente y, además, me somete a una tensión muy saludable para mi propia labor creadora. Por eso me gusta traducir a autores relativamente lejanos de mis propias inclinaciones estéticas: porque me obliga a sumergirme –y a entender– otras estrategias de escritura, otras sensibilidades y formas de percibir el mundo.

Traducir supone otra forma de escribir. Parte de una lectura extrema del autor traducido y desemboca en una creación propia, aunque se ejerza sobre una plantilla ajena. Traducir me mantiene la muñeca caliente y, además, me somete a una tensión muy saludable para mi propia labor creadora. Por eso me gusta traducir a autores relativamente lejanos de mis propias inclinaciones estéticas: porque me obliga a sumergirme –y a entender– otras estrategias de escritura, otras sensibilidades y formas de percibir el mundo.

No creo que los recuerdos de la infancia influyan, sino que nos conforman. Bueno, esto no lo creo yo, realmente lo he leído, lo han dicho otros. Nos influyen las opiniones sobre nosotros que nos dan los demás, pero el recuerdo de esas opiniones, pasado el tiempo, ya forman parte de nosotros. Creo que al niño que fuimos le debemos mucho menos que a las compañías que tuvo ese niño. ¿Qué le debe el mármol a Miguel Ángel? Nada.

Entrevista a Juan Soto Ivars

No creo que los recuerdos de la infancia influyan, sino que nos conforman. Bueno, esto no lo creo yo, realmente lo he leído, lo han dicho otros. Nos influyen las opiniones sobre nosotros que nos dan los demás, pero el recuerdo de esas opiniones, pasado el tiempo, ya forman parte de nosotros. Creo que al niño que fuimos le debemos mucho menos que a las compañías que tuvo ese niño. ¿Qué le debe el mármol a Miguel Ángel? Nada.


Entrevista a Eloy Tizón

Creo que es bastante evidente que la memoria es, antes que nada, un relato. La capacidad mnemotécnica del ser humano tiene una sustancia narrativa; la estructura de una historia. Construimos nuestra propia identidad a base de ficciones –o retazos de ficciones– que sirven para explicarnos a nosotros mismos quiénes somos, quiénes son los demás y dotar de sentido al mundo.

Creo que es bastante evidente que la memoria es, antes que nada, un relato. La capacidad mnemotécnica del ser humano tiene una sustancia narrativa; la estructura de una historia. Construimos nuestra propia identidad a base de ficciones –o retazos de ficciones– que sirven para explicarnos a nosotros mismos quiénes somos, quiénes son los demás y dotar de sentido al mundo.

Creo que es innegable que la belleza siempre ha sido y será un valor porque influye en nuestras emociones, nos hace sentir bien, somos más perceptivos ante alguien que nos parece guapo. De hecho me parece un acto de generosidad que alguien se arregle porque ha quedado contigo y yo misma procuro hacerlo. Verte bien influye en tu ánimo y tener alguien al lado al que ves bien también te hace sentir bien.

Entrevista a María Zaragoza

Creo que es innegable que la belleza siempre ha sido y será un valor porque influye en nuestras emociones, nos hace sentir bien, somos más perceptivos ante alguien que nos parece guapo. De hecho me parece un acto de generosidad que alguien se arregle porque ha quedado contigo y yo misma procuro hacerlo. Verte bien influye en tu ánimo y tener alguien al lado al que ves bien también te hace sentir bien.


Entrevista a José Ovejero

Claro, también lo “fantástico maravilloso” está relacionado con lo que existe; es imposible escribir algo que no tenga que ver de alguna manera con la percepción humana de la realidad. Aunque escribas sobre el mago Merlín, aparecerán comportamientos abnegados o serviles, se hablará de traición o de fidelidad, de valor o cobardía. Pero vamos a acordar, para entendernos, que la fantasía tiende a girar sobre sí misma, a despegarse de la realidad para crear un mundo paralelo, mientras que la imaginación se aleja de lo real sin dejar de mirarlo por el rabillo del ojo.

Claro, también lo “fantástico maravilloso” está relacionado con lo que existe; es imposible escribir algo que no tenga que ver de alguna manera con la percepción humana de la realidad. Aunque escribas sobre el mago Merlín, aparecerán comportamientos abnegados o serviles, se hablará de traición o de fidelidad, de valor o cobardía. Pero vamos a acordar, para entendernos, que la fantasía tiende a girar sobre sí misma, a despegarse de la realidad para crear un mundo paralelo, mientras que la imaginación se aleja de lo real sin dejar de mirarlo por el rabillo del ojo.

Sería necesario todo un tratado para responder. Pregunta tan difícil como la que planteó el poncio romano al de Nazareth: “¿Qué es la verdad?”: “No es de este mundo”. En cambio la sociedad sí es algo muy de este mundo y parte del hecho del reconocimiento cognitivo del Otro al ser buscado para cooperar. El pensamiento nace de esa aproximación de Sapiens Sapiens obligado a transformar sus gañidos en palabras comprensibles e intercambiables. De ese conato de organización para la convivencia y el trabajo en común, nace la llamada “sociedad”; basada si no en La Verdad, sí al menos en “lo verdadero” que constituye la apariencia de realidad en cuanto lo que nos es dado conocerla.

Entrevista a Miguel Veyrat

Sería necesario todo un tratado para responder. Pregunta tan difícil como la que planteó el poncio romano al de Nazareth: “¿Qué es la verdad?”: “No es de este mundo”. En cambio la sociedad sí es algo muy de este mundo y parte del hecho del reconocimiento cognitivo del Otro al ser buscado para cooperar. El pensamiento nace de esa aproximación de Sapiens Sapiens obligado a transformar sus gañidos en palabras comprensibles e intercambiables. De ese conato de organización para la convivencia y el trabajo en común, nace la llamada “sociedad”; basada si no en La Verdad, sí al menos en “lo verdadero” que constituye la apariencia de realidad en cuanto lo que nos es dado conocerla.


Entrevista a Albert Lladó

Hablábamos antes de dos vértices más o menos evidentes del triángulo del poder; el político y el económico. El menos evidente, el tercero, es el de la función. El rol que nos han asignado –padre, profesor, periodista, hijo, vecino, etcétera- parece que sea nuestra identidad. Y no lo es. No únicamente.

Hablábamos antes de dos vértices más o menos evidentes del triángulo del poder; el político y el económico. El menos evidente, el tercero, es el de la función. El rol que nos han asignado –padre, profesor, periodista, hijo, vecino, etcétera- parece que sea nuestra identidad. Y no lo es. No únicamente.

Lo real no es la realidad, aunque a veces pueda usar ambos términos como sinónimos. Eso para empezar esta conversación sobre un tema tan resbaladizo. Parodiando un poco los designios y el lenguaje de la teoría de juegos, te diré que veo la realidad como un campo de experimentación, un campo de maniobras, un campo de fútbol, un tablero de ajedrez, de parchís, de oca o de Go, cualquier cosa reglamentada en apariencia y, al mismo tiempo, incontrolable por definición.

Entrevista a Juan Francisco Ferré

Lo real no es la realidad, aunque a veces pueda usar ambos términos como sinónimos. Eso para empezar esta conversación sobre un tema tan resbaladizo. Parodiando un poco los designios y el lenguaje de la teoría de juegos, te diré que veo la realidad como un campo de experimentación, un campo de maniobras, un campo de fútbol, un tablero de ajedrez, de parchís, de oca o de Go, cualquier cosa reglamentada en apariencia y, al mismo tiempo, incontrolable por definición.


Entrevista a Ana Carrasco Conde

La amistad es una forma de apertura hacia el otro a quien quedamos unidos afectivamente. No hacia el semejante –o no únicamente- sino ante quien desde su diferencia con respecto a nosotros establece la posibilidad de la semejanza. La amistad es lo que iguala y nos iguala con el otro: nos sentimos reconocidos y reconocemos al otro.

La amistad es una forma de apertura hacia el otro a quien quedamos unidos afectivamente. No hacia el semejante –o no únicamente- sino ante quien desde su diferencia con respecto a nosotros establece la posibilidad de la semejanza. La amistad es lo que iguala y nos iguala con el otro: nos sentimos reconocidos y reconocemos al otro.

En sí misma una herencia, creo yo: el patrimonio antropológico de una comunidad que a modo de legado de los antepasados contiene diversos bienes y riquezas junto a pérdidas, ganancias y hasta deudas. Incluye hábitos y costumbres, cierta forma de ser y de sentir, arquetipos lingüísticos y culturales, símbolos e iconos comunes, viejos palacios, catedrales... Pero esto no sería más que una testamentaría fósil, de piedras y documentos, como quiso verla el Positivismo decimonónico, si no añadiéramos otros valores intangibles pero igualmente importantes e incluso cuantificables. Un pueblo, una ciudad, una provincia, una región, una nación de pueblos, un continente de naciones, tienen su pequeña y gran historia. La Historia aporta identidad, épica en la formación de la psicología común, mentalidad, arte, literatura, técnica, etc.

Entrevista a Ignacio Merino

En sí misma una herencia, creo yo: el patrimonio antropológico de una comunidad que a modo de legado de los antepasados contiene diversos bienes y riquezas junto a pérdidas, ganancias y hasta deudas. Incluye hábitos y costumbres, cierta forma de ser y de sentir, arquetipos lingüísticos y culturales, símbolos e iconos comunes, viejos palacios, catedrales... Pero esto no sería más que una testamentaría fósil, de piedras y documentos, como quiso verla el Positivismo decimonónico, si no añadiéramos otros valores intangibles pero igualmente importantes e incluso cuantificables. Un pueblo, una ciudad, una provincia, una región, una nación de pueblos, un continente de naciones, tienen su pequeña y gran historia. La Historia aporta identidad, épica en la formación de la psicología común, mentalidad, arte, literatura, técnica, etc.


Entrevista a José Luis Zerón Huguet

He leído recientemente que la identidad es un proceso subjetivo de elaboración personal que se construye simbólicamente en interacción con los otros. La identidad propia se forma a través de un proceso dialéctico a partir de la representación imaginaria de ella (autodefinición) y de la asunción de valores, de creencias, de rasgos característicos del grupo o los grupos de pertenencia. Algo así como un pacto entre la identidad personal, o sea la diferencia con respecto a los otros, o lo que nos creemos que nos diferencia de los demás, y la identidad social o colectiva, es decir, la igualdad con los demás.

He leído recientemente que la identidad es un proceso subjetivo de elaboración personal que se construye simbólicamente en interacción con los otros. La identidad propia se forma a través de un proceso dialéctico a partir de la representación imaginaria de ella (autodefinición) y de la asunción de valores, de creencias, de rasgos característicos del grupo o los grupos de pertenencia. Algo así como un pacto entre la identidad personal, o sea la diferencia con respecto a los otros, o lo que nos creemos que nos diferencia de los demás, y la identidad social o colectiva, es decir, la igualdad con los demás.

Hemos confundido la política con los partidos, y la política es sencillamente la responsabilidad de los individuos para organizarse. No es fácil, claro, basta imaginarse una interminable comunidad de propietarios. Pero para eso se nombran delegados. Hay que vigilar lo que hacen, y oponerse a aquello con lo que no estamos de acuerdo. No sólo la mayoría, uno puede oponerse solo o incluso en familia. Y enunciarlo. Enunciarlo es básico. Para ello, antes resultaba imprescindible el altavoz de los medios de comunicación.

Entrevista a Cristina Fallarás

Hemos confundido la política con los partidos, y la política es sencillamente la responsabilidad de los individuos para organizarse. No es fácil, claro, basta imaginarse una interminable comunidad de propietarios. Pero para eso se nombran delegados. Hay que vigilar lo que hacen, y oponerse a aquello con lo que no estamos de acuerdo. No sólo la mayoría, uno puede oponerse solo o incluso en familia. Y enunciarlo. Enunciarlo es básico. Para ello, antes resultaba imprescindible el altavoz de los medios de comunicación.


Entrevista a José C. Vales

Puedo, sin embargo, remitirme a un libro del profesor Yubal N. Harari, titulado Sapiens —y que recomiendo fervientemente—, en el que describe las sociedades como redes humanas basadas en la creencia global en mitologías o constructos imaginarios, como la religión, el dinero, la república, la monarquía, los derechos humanos, la igualdad, la superioridad étnica, etcétera, que evolucionan a lo largo de los siglos y se reajustan para crear nuevas mitologías en las que todos los individuos creen y contribuyen a forjar.

Puedo, sin embargo, remitirme a un libro del profesor Yubal N. Harari, titulado Sapiens —y que recomiendo fervientemente—, en el que describe las sociedades como redes humanas basadas en la creencia global en mitologías o constructos imaginarios, como la religión, el dinero, la república, la monarquía, los derechos humanos, la igualdad, la superioridad étnica, etcétera, que evolucionan a lo largo de los siglos y se reajustan para crear nuevas mitologías en las que todos los individuos creen y contribuyen a forjar.

Un ejemplo como éste, para mí, demuestra dos paradojas en el tema que nos ocupa: que el ser humano no es sólo lenguaje pero lo necesita desesperadamente para ampliar y profundizar en su experiencia del mundo a través del conocimiento compartido con los demás, y que, al mismo tiempo, el lenguaje humano, tal y como lo entendemos, es a menudo una herramienta muy limitada que no puede asimilarse al todo en la existencia ni aprehenderla.

Entrevista a Sergi Bellver

Un ejemplo como éste, para mí, demuestra dos paradojas en el tema que nos ocupa: que el ser humano no es sólo lenguaje pero lo necesita desesperadamente para ampliar y profundizar en su experiencia del mundo a través del conocimiento compartido con los demás, y que, al mismo tiempo, el lenguaje humano, tal y como lo entendemos, es a menudo una herramienta muy limitada que no puede asimilarse al todo en la existencia ni aprehenderla.


Entrevista a Rafael Argullol

La guerra... yo creo que es la extensión del instinto, la extensión violenta del instinto, que está presente en todos los animales cercanos al ser humano, y que en nosotros se ha convertido en un hecho cotidiano a través de la Historia, altamente organizado, con toda una serie de ceremoniales internos, con lo cual podríamos decir que es una de las cuatro o cinco actividades que más caracterizan al ser humano, junto a la sexualidad, al juego, a la amistad y a la creatividad.

La guerra... yo creo que es la extensión del instinto, la extensión violenta del instinto, que está presente en todos los animales cercanos al ser humano, y que en nosotros se ha convertido en un hecho cotidiano a través de la Historia, altamente organizado, con toda una serie de ceremoniales internos, con lo cual podríamos decir que es una de las cuatro o cinco actividades que más caracterizan al ser humano, junto a la sexualidad, al juego, a la amistad y a la creatividad.

Para mí la radio es “casa”, es el medio que más se adapta a mi modo de entender y de crear y donde siento mayor libertad tanto en la ejecución como en los formatos. Puede que sea por cómo me funciona la cabeza, pero yo necesito un medio en el que haya mucho espacio para la imaginación y para la intimidad y, al menos hasta donde yo conozco, el medio que más te da eso es la radio.

Entrevista a Mona León Siminiani

Para mí la radio es “casa”, es el medio que más se adapta a mi modo de entender y de crear y donde siento mayor libertad tanto en la ejecución como en los formatos. Puede que sea por cómo me funciona la cabeza, pero yo necesito un medio en el que haya mucho espacio para la imaginación y para la intimidad y, al menos hasta donde yo conozco, el medio que más te da eso es la radio.


Entrevista a Laura González

La radio para mí es (como para todos los profesionales, supongo) ante todo vocación, y en concreto amo la radio por encima de los demás medios de comunicación por la cercanía e intimidad que transmite y genera. Como oyente de radio que soy y que he sido siempre, siento que me hablan a mí, que hay intimidad, que hay un trato cercano y directo; y como locutora lo mismo, hablo y en ese momento me escuchan y reciben, me equivoco, me río, dudo, carraspeo... no sé, en definitiva la radio representa mi medio natural, el lugar en el que soy más yo misma. Digamos que es donde me muevo como pez en el agua. Y por supuesto autenticidad. Eso es la radio.

La radio para mí es (como para todos los profesionales, supongo) ante todo vocación, y en concreto amo la radio por encima de los demás medios de comunicación por la cercanía e intimidad que transmite y genera. Como oyente de radio que soy y que he sido siempre, siento que me hablan a mí, que hay intimidad, que hay un trato cercano y directo; y como locutora lo mismo, hablo y en ese momento me escuchan y reciben, me equivoco, me río, dudo, carraspeo... no sé, en definitiva la radio representa mi medio natural, el lugar en el que soy más yo misma. Digamos que es donde me muevo como pez en el agua. Y por supuesto autenticidad. Eso es la radio.

La verdad es que cada programa en el que participas, afortunadamente, te regala algo y tú le regalas algo, aportas lo que puedes al sitio en el que has estado. En los programas he estado de muchas maneras, porque he estado como directora, como presentadora, como realizadora, como coordinadora de contenidos, como redactora, uf, he hecho de todo, creo que he pasado por todos los perfiles que se pueden hacer en radio.

Entrevista a Lara López

La verdad es que cada programa en el que participas, afortunadamente, te regala algo y tú le regalas algo, aportas lo que puedes al sitio en el que has estado. En los programas he estado de muchas maneras, porque he estado como directora, como presentadora, como realizadora, como coordinadora de contenidos, como redactora, uf, he hecho de todo, creo que he pasado por todos los perfiles que se pueden hacer en radio.


Entrevista a Carlos Alsina

Para mí la cultura es la curiosidad por conocer más, por saber más y por disfrutar aprendiendo, y esto me vale para ver una buena película, para descubrir a un cineasta al que no conocía y que de repente descubro que tiene una obra que me maravilla o para leer un libro que me interesa muchísimo, porque además me lo paso muy bien leyéndolo, o porque me están contando una historia maravillosa y eso además me sirve también para contar historias, y luego al final la cultura es esto, el poso que va dejando todo eso que vas haciendo.

Para mí la cultura es la curiosidad por conocer más, por saber más y por disfrutar aprendiendo, y esto me vale para ver una buena película, para descubrir a un cineasta al que no conocía y que de repente descubro que tiene una obra que me maravilla o para leer un libro que me interesa muchísimo, porque además me lo paso muy bien leyéndolo, o porque me están contando una historia maravillosa y eso además me sirve también para contar historias, y luego al final la cultura es esto, el poso que va dejando todo eso que vas haciendo.

Dicho esto, tampoco hay que olvidar que nuestra sociedad industrial no representa muy bien al ser humano como especie. Una parte importante de nuestra especie sigue viviendo con recursos mucho más sencillos, y según principios mucho más lineales. Y no sabemos si nuestra alternativa tecnológica podrá lidiar con una especie que a esta altura ha poblado todo el planeta, y vive según criterios muy distintos, generalmente poco tolerantes y centrados en intereses básicos y locales. Son pocos los que están detrás de nuestra increíble tecnología o de nuestros avances culturales y morales.

Entrevista con el Dr. Emiliano Bruner

Dicho esto, tampoco hay que olvidar que nuestra sociedad industrial no representa muy bien al ser humano como especie. Una parte importante de nuestra especie sigue viviendo con recursos mucho más sencillos, y según principios mucho más lineales. Y no sabemos si nuestra alternativa tecnológica podrá lidiar con una especie que a esta altura ha poblado todo el planeta, y vive según criterios muy distintos, generalmente poco tolerantes y centrados en intereses básicos y locales. Son pocos los que están detrás de nuestra increíble tecnología o de nuestros avances culturales y morales.


4